Hoy es más frecuente hablar y aceptar que existe la reencarnación como opción de conexión con Dios y de evolución de nuestra alma, especialmente por la creciente incidencia de actividades como la meditación, el yoga y otras actividades propias de doctrinas de salvación que se han propagado por el mundo.

Me imagino que, si estás leyendo esto, en algún momento de tu vida te has hecho muchas preguntas: ¿Qué hay después de la muerte? ¿Qué pasa con nuestro espíritu, para dónde se va? ¿Realmente existe la reencarnación?

Fíjate que yo también me he hecho esas y otras preguntas y quiero contarte que, a lo largo de mi vida terrenal, he encontrado algunas respuestas que quiero compartirte en este texto y en la entrevista que hicimos a Alejandra Morales, arquitecta de profesión con Maestría en diseño del paisaje, quien además se ha preparado como astróloga, sanadora cuántica y terapeuta de regresión a vidas pasadas.

¿Qué es la reencarnación?

Explicarte qué es la reencarnación es un asunto complejo, a pesar de que su concepción ha estado presente en la historia del mundo y podría considerarse como una de las creencias más antiguas de la tierra. Sin embargo, es un concepto que tiene muchos matices que dependen del tiempo y los lugares desde los cuales se definan.

Fíjate que en Egipto, por ejemplo, mucho antes de nuestra era, se creía en la inmortalidad del alma.  Y cuando alguien moría su espíritu podía tomar cualquier otro cuerpo humano, animal o cosa viviente, en el mar o en la tierra. Y podía hacerlo vida tras vida, por miles años.

Para algunos espiritistas, la reencarnación es simplemente el retorno del alma a otro cuerpo humano. Pero para los hinduistas es un asunto más complejo: es una especie de renacimiento, porque cada vez que mueres y tomas otro cuerpo, esas nuevas experiencias y aprendizajes te van acercando progresivamente a la Divinidad, a la Fuente.

Y para los budistas, también existe la reencarnación pero para ellos la vida está sujeta a la Ley del Karma o Ley de la causa y el efecto, es decir que cada acto humano produce un resultado por el cual debes responder en la misma vida o en la siguiente.

Si existe la reencarnación, ¿Cuántas veces reencarnamos?

En la actualidad, investigadores y estudiosos de este tema señalan que, desde el inicio de la humanidad, cada ser debe pasar por unas 40 000 vidas.  Si, 40 000 vidas y cada una de ellas es un escalón que eleva tu nivel de evolución.

Para Alejandra, la reencarnación es infinita, puesto que nuestra alma es una chispa divina es parte de Dios y del Universo, es indestructible e imperecedera.  Hacemos parte de Dios y Dios de nosotros de una manera indisoluble e “infragmentable”.

De acuerdo con su teoría, venimos a la tierra a experimentar el amor de Dios en todas sus dimensiones, en todas las situaciones, en todas sus fases.  A esas etapas se les asigna un cuerpo, unas circunstancias y un tiempo de vida.  Cuando hayamos experimentado ese amor en todas esas formas, regresaremos a casa, a Dios, al Universo, a la Fuente.

Vidas pasadas: sumatoria de aprendizajes para nuestra evolución

Y fíjate que de acuerdo con lo que Alejandra nos contó, cada vida tiene un sentido y una forma de conectarnos con Dios.  Es decir que en cada encarnación tu vienes con un propósito particular, siempre conectado al Amor Universal.

Y como en el colegio, cada alma que llega a este mundo ingresa al grado que le corresponde de acuerdo con su nivel de evolución. Los primeros niveles son los más primitivos y los más alejados del amor.

De acuerdo con lo que nos explica Alejandra, puedes entender que la violencia, el odio y la intolerancia, por ejemplo, nos alejan de Dios. Mientras que el amor, la generosidad, el respeto y la compasión nos acercan a Él.

¿Cómo entender entonces que nos encontremos con dificultades, desigualdades, homicidios? ¿Por qué ocurren las muertes prematuras y las enfermedades catastróficas? ¿Qué es y cómo encontrar mi misión? ¿Cómo acceder a la memoria de mis vidas pasadas?

Para encontrar estas respuestas te invito a ver la entrevista completa de Alejandra Morales.  Al inicio del artículo está el enlace que te lleva al video